Los beneficios de la miel para la salud.

Hoy quiero hablaros de un tema muy interesante. La miel, un producto de las abejas con muchos beneficios para los humanos.

Se sabe desde hace años que las abejas pueden ser un valioso aliado en la lucha contra las enfermedades y su prevención. La miel que producen las abejas es un alimento energético aunque no todo el mundo conoce sus propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y antioxidantes. Yo soy una gran consumidora de miel, ya que en casi todos mis desayunos la miel está presente por esto me gustaría compartir con vosotros todo lo que conozco sobre el uso y los beneficios que tiene la miel .

¡Comenzamos!

Un poco de historia sobre la miel

Sabemos que la gente de la Edad de Piedra ya apreciaba el producto de las abejas. Por ejemplo, existen representaciones pictóricas de personas recogiendo miel. Estas pinturas rupestres de los llamados cazadores de miel se realizaron entre el 12.000 y el 7.000 a. C. en lo que hoy es el este de España (cerca de Valencia).

Los primeros apicultores

Los primeros apicultores se conocen alrededor del año 7000 a C en lo que ahora es Anatolia. En el 2400 a. C., los egipcios consideraban la miel como el alimento de los dioses, y allí también hay evidencia pictórica de la apicultura con colmenas como lo son los relieves de un templo y cámaras funerarias. 

Los vikingos siempre llevaban un suministro de miel con ellos en sus viajes por mar. Otro dato que os quiero contar es que en la antigua Roma, los pasteles de miel se entregaban como premios en los festivales. 

El azúcar reemplazó a la miel en la Edad Media

A finales de la Edad Media, los comerciantes venecianos trajeron azúcar a Europa desde los países árabes y la India. La producción industrial de azúcar a partir de la remolacha azucarera comenzó a mediados del siglo XVIII. El poder edulcorante intensivo y más barato de la remolacha azucarera reemplazó al valioso producto natural, la miel. En mi caso nunca ha sido así ya que no compro ni consumo azúcar.

Con todo esto sabemos que el consumo de la miel lleva con nosotros mucho tiempo.

La extracción de la miel

La miel sirve a la colonia de abejas como alimento y reserva para el invierno. Contiene valiosos nutrientes para los insectos. La calidad de la savia de la planta determina las futuras tareas de la descendencia en la colmena. Dependiendo de la composición, se convierten en obreras o abejas reinas. Las abejas forrajeras son las encargadas de recolectar el néctar. Succionan el néctar de las flores con sus trompas. Las enzimas en su saliva diluyen la savia de la planta. Así comienza la primera transformación del jugo de azúcar en miel. La abeja come una pequeña proporción del néctar en sí, la mayor parte se la entrega a las llamadas abejas de la colmena en su madriguera.

Cómo la savia de la planta llega a convertirse en miel

En el panal el líquido va de abeja en abeja. Los insectos enriquecen el líquido con otras enzimas. Las abejas de la colmena bombean la miel dentro y fuera de sus hocicos una y otra vez. De esta manera el agua de la miel se evapora más rápido. El calor en la colmena también asegura que la humedad se evapore. Almacenan la savia de la planta en panales, donde madura hasta convertirse en miel a través de una mayor evaporación del agua. Si las tapas son quebradizas, el apicultor puede recolectar la miel. 

¿De que está hecha la miel?

Desde un punto de vista químico, la miel está compuesta de en una solución saturada de varios compuestos de azúcar en agua. La miel se compone principalmente de glucosa y fructosa. Ambos tipos de azúcar son azúcares simples y pueden ser descompuestos muy rápidamente por el organismo humano. Sin embargo, la miel también tiene los llamados azúcares múltiples (sacarosa o maltosa…)

Un tipo de miel puede contener hasta 24 tipos diferentes de polisacáridos que entran gradualmente en el torrente sanguíneo. La miel tiene minerales importantes que provienen de la materia vegetal. Todos los tipos de miel tienen mucho potasio, pero también sodio, calcio y magnesio.

Los beneficios de la miel de abejas para nuestra salud

En muchos países, la miel de abejas siempre se ha utilizado como remedio, ya sea en estado puro o mezclada con plantas.

Existen muchos tipos de mieles según la alimentación de las abejas, las que he probado yo son la miel de flores, miel de lavanda y miel de castaño.

Miel para los resfriados

Seguramente todos conocemos que la miel es buena para los refriados, pero me gustaría contar porque es así. La miel puede inhibir el crecimiento de bacterias y matar patógenos ( lo que causa una enfermedad). En el producto natural, constantemente tienen lugar procesos enzimáticos (procesos con moléculas) . Producen peróxido de agua, que destruye la envoltura bacteriana y otros procesos que hace que se ataque a las paredes de los virus. El alto contenido de azúcar de la miel también mata a los gérmenes. Las propiedades antimicrobianas de la miel varían porque los diferentes tipos de miel tienen diferentes ingredientes y principios activos. 

Miel para el tratamiento de las heridas

La miel es un remedio antiguo en el tratamiento de heridas. Países como Polonia todavía utilizan el producto natural con fines medicinales en la actualidad. 

El alto contenido de azúcar de la miel limita el crecimiento bacteriano en nuestras heridas. El azúcar retiene el agua, las bacterias y la suciedad de la herida, lo que ayuda a limpiarla. La acidez de la miel afecta a los microorganismos que no se sienten cómodos en el ambiente ligeramente ácido y generalmente mueren. Además, el ambiente ácido promueve la formación de tejido de granulación cicatrizante así que si utilizamos miel nuestras heridas cicatrizarán antes. 

Sabías que en estudios clínicos, las propiedades antibacterianas de la miel esterilizaron heridas de seis a diez días. 

Miel para el insomnio

Muchas personas sufren de insomnio debido al estrés, de hecho, tengo más de un amigo que lo padece. El despertar nocturno puede estar relacionado con niveles erráticos de azúcar en la sangre. Durante el sueño, nuestro cerebro utiliza grandes cantidades de glucosa. Con una cena baja en carbohidratos, los suministros pueden escasear por la noche. La miel puede prevenir la hipoglucemia nocturna. El antiguo remedio casero leche con miel sigue vigente para todos nosotros, a no ser que tengáis alergia a la proteína de leche ya que habría que buscar un sustituto a la leche. Se sabe que los minerales de la leche tienen un efecto relajante y beneficioso sobre los nervios. La combinación de ciertas especias también tiene un efecto inductor del sueño. Se recomienda beber leche caliente con miel o leche especiada media hora antes de acostarse a esas personas que sufren de insomnio.

Mis recomendaciones sobre tipo de mieles

Aquí debajo os muestro 6 tipos de mieles que yo he probado. Son enlaces de afiliado pero sólo los recomiendo porque los he comprado y tengo buena opinión de ellos.

La miel de la marca La Obrera es la primera compra que hice de miel fuera del supermercado. Me gustó porque tiene un ligero sabor a tomillo.

Mi favorita es sin duda la miel Q-Honey me gusta mucho el sabor y el olor a flores que tiene. Suelo echarme la punta de una cucharita con el té y a veces un poco en el café de las mañanas. Me dura muchísimo porque el frasco es grande y lo llenan generosamente hasta el borde.

Es una fabulosa miel y muy distinta a la que estamos acostumbrados en España. No estoy muy enterada si en Latinoamérica la consumís mucho o de que calidad, pero podéis explicarme en los comentarios. En invierno esta miel se solidifica lo que demuestra que no se han sometido a procesos para dejarla líquida ni se han perdido sus propiedades. Voy a comprar otro tarro y os mostraré la miel en una storie de Instagram.

Cómo conservar la miel

Almacenamiento de miel

Ya para terminar me gustaría explicaros que por naturaleza, la miel es un producto muy duradero, pero os dejo abajo unas pequeñas pautas para conservar la miel.

 

Cristalización en miel

A través de Instagram me preguntaron sobre la cristalización de la miel y si el hecho significaba que no se podía consumir. Cuento aquí lo mismo que le contesté a la chica. La formación de cristales en la miel es un proceso natural. El proceso es completamente inofensivo y no afecta a los ingredientes. Calentándola suavemente al baño maría puedes hacer que vuelva a estar más líquida para poder consumirla facilmente.

Gracias por pasaros por aquí espero que os haya sido útil el artículo. Si os parece interesante podéis compartirlo en vuestras redes sociales o también podéis seguir el blog a través de  Facebook o Instagram.

🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.